Las condiciones ambientales no solo determinan la época de brotación, sino que son también responsables, en gran medida de la intensidad y distribución de las flores. Aspectos como las bajas temperaturas, déficits hídricos y la luz, son algunos de los requisitos para que ésta tenga lugar.